domingo, 31 de agosto de 2014

Día del romero (enviado por Simplona)

Hoy es el día del Romero
"salga" lo malo y "que entre" lo bueno!!
¡¡¡ Hoy es el día del Romero y tienes que leer este mensaje
desde el principio para que se cumpla el refrán !!!
¡¡Mira qué bonito!!
> > Aprendí, que quien no te busca, no te extraña
> > y quien no te extraña, no te quiere.
> > Que la vida decide quien entra en tu vida,
> > pero tú decides quien se queda.
> > Que la verdad duele una sola vez y la mentira duele siempre.
> > Por eso, valora a quien te valora
> > y no trates como prioridad a quien te trata como una opción...
> > Quien te lastima, te hace FUERTE;
> > quien te critica, te hace IMPORTANTE;
> > quien te envidia, te hace VALIOSO;
> > y a veces es divertido saber que….
> > aquellos que te desean lo peor...
> > tienen que soportar que… ¡¡¡
> > te ocurra lo MEJOR !!!
¡¡¡Te Quieerooo !!!!
Y siempre voy a...
· ¡Quererte!
· ¡Molestarte!
· ¡Ayudarte!
· ¡Cuidarte!
· ¡Sonreírte!
. ¡Escucharte!
. ¡Aconsejarte!
· ¡Apoyarte!
-Simplona-


sábado, 30 de agosto de 2014

El lorito Crispín (enviado por Noa)

Érase que se era un lorito de nombre Crispín. Era un pájaro excepcional puesto que tenía unas plumas que se asemejaban al raso verde, rojo, amarillo dándole un toque muy bonito. Los ojos preciosos de color negro. Un pico hermoso de color amarillo. Crispín era además un lorito muy listo, pero terco, insoportable, caprichoso y desobediente como algunos niños.
- ¡Quiero galletas, galletas!
Y había que darle galletas.
- ¡Sobaos! ¡Quiero sobaos!
Doña Catalina, su dueña, era ya muy mayor. No tenía hijos, estaba sola y claro adoraba a Crispín en demasía.
Le decía:

- Anda - ¡La patita!
Y Crispín todo cuentista, sacaba la patita entre los barrotes de su plateada jaula.
Con los demás tenía un genio endiablado, y era tan maleducado, que todos le huían .
- ¡Hola señor gordo! - Decía a un pobriño que frecuentaba la tienda de comestibles de Doña Catalina. Luego llegaba una señora que se estaba quedando calva y Crispín venga a insultarla.

La pobre Señora Catalina se sonrojaba toda ella de la vergüenza.

- Pero, Crispín, ¿Cómo eres tan malo?
- Porque sí. (Era insoportable)
- Mira, chatín, que no te voy a dar ninguna golosina.
- ¡Ja... ja... ja!! - Se retorcía, Crispín, columpiándose, en su jaula plateada.

Sucedió que solía ir a la tienda la niña Alejandrina, muy linda, pero también muy geniuda, terca y caprichosa...

Alejandrina odiaba a Crispín y el lorito a ella. Verla entrar en el ultramarinos y empezar a insultarla todo era uno: ¡Fea! ¡Fea! ¡Fea! Tres veces... ¡Fea!

Alejandrina... tenía muchas ganas de acercarse a la jaula plateada, pero su mamá de nombre Armonía, y doña Catalina lo impedían.

- ¡Que es muy malo! Con ése... pocas bromitas.

Una tarde, Alejandrina, aprovechó un descuido. Miró cara a cara a Crispín y le dijo:

- Anda, llámame ahora fea, horrible loro...
- ¡Fea, fea, fea y tres veces fea!...
-¡Yo fea! No tienes vista, Crispín. Has de saber que mi mamá dice que tengo unos ojos preciosos como dos soles y todo el mundo dice que soy guapísima.
Para que rabies: ¡Muy guapa!
- ¡Ja... ja... ja!
– Se rió el lorito.

- Alejandrina le contestaba... Claro y alto...
- Mira tú, que tienes cuatro plumas, y mal puestas, y un pico... que parece que vas a segar, y además eres muy sucio.
- ¡Ja... ja... ja!!...

Envaléntonada, Alejandrina ordenó con imperio.

- ¡La pata! Dame la pata, pero que ahora mismito.
- ¡Toma!
- Respondió Crispín... clavando su pico en el dedito tierno de Alejandrina, del que brotó sangre.

- ¡Ay... ay... ay!

- Te está bien empleado
– Dijo su mamá
– Para que escarmientes, y no seas tan desobediente, y traviesa.

Aquella noche Alejandrina no durmió. ¡Que rabia tan grande tenía al loro!
Quería vengarse de él. Sí, señor, vengarse... Tuvo reunión con sus amigas, y al fin encontró su triunfo. Le daría perejil. Todas creían que le iba a sentar mal a Crispín.

- Mamá. ¿Me das un poquito de perejil?
- ¿Para que quieres tú perejil?
- Es que estamos jugando a las comiditas. Dame mucho, mucho...

Despacio y sin ser vista, se acercó a la jaula...

-¡Fea! Gritó Crispín.

Alejandrina no contestó. No hizo más que dejar el ramito de perejil. Crispín se lo comió.
Alejandrina todo el día estuvo nerviosa. Un algo que todos llevamos dentro le decía:

- Has sido una niña mala. No debemos hacer daño a nadie. La venganza es una cosa muy fea.
Pensaba en Crispín y lo veía todo malito y casi ya muerto.

- ¡Ay, mamaita! Que he sido mala, muy mala; he dado perejil a Crispín.
- ¿Perejil al loro? ¡dios mío! Pues ya se habrá muerto.
Vamos a casa de Doña Catalina, veremos si hay remedio. Llegaron anochecido. Doña Catalina, tenía puesto su traje de noche, es decir; su pijama. Se acostaba como las gallinas muy pronto.

- ¡¡ Tan, tan, tan!!
- ¿Quién es?

– Dijo Doña Catalina. Abrió la puerta...
Y... Alejandrina cayó de rodillas.

- ¡Ay, señora! Qué pecado más gordo he cometido. He dado perejil a Crispín porque me hizo sangre con su picotazo...

Doña Catalina se asustó toda...

Entraron temblorosas. Allí estaría frío y rígido el lorito. Pero... sí... sí... Crispín tenía muy alegres sus ojillos, muy fuerte el pico, y cantaba muy alto. En cuanto vio a Alejandrina comenzó a decir:

- Dame perejil... Perejil... Pe... re... jil...

Todas rieron contentas y Crispín vivió muchos años.
Alejandrina nunca olvidó el picotazo en su dedito de aquel loro llamado Crispín, que cada día tenía las plumas más verdes. ¡Claro, por haber comido perejil! ¡Lo saben todos los loros!...


P.D. Este cuento fue realidad... todavía me duele el dedo...

-Noa-

Meme 9 (enviado por Raybcn)


Orgullo (enviado por Jess)

Décimas a la francesa

¿Dónde está la diferencia
entre dignidad y orgullo?
Es aquella pura esencia;
este es un vulgar capullo.
Suele ser el orgulloso
Cobarde, vil y medroso
con el de arriba, y será
valentón, abyecto y ruin
cuando pueda y se dará
con el de abajo un festín.

Disfrazado de galán
siempre aspira el orgulloso
a ser del harén sultán
pero es eunuco baboso.
Nunca la casualidad
le revistió de lealtad,
que el orgullo no permite
al que nace puercoespín,
que su piel se rehabilite
y se convierta en delfín.

Malos frutos da el orgullo
casado con la impotencia.
Es el primero el chanchullo,
la siguiente la indecencia,
luego es el favoritismo
y cierra siempre el cinismo.
Se hace vinagre el champán,
y se hace erial el jardín
y hasta el hermoso alazán
se cambia en vulgar rocín.



Jess


viernes, 29 de agosto de 2014

Meme 8 (enviado por RayBcn)


Ven a mi como ayer (enviado por Madrigal)

Ven a mí como ayer. No más agravios.
Con un beso de amor mi boca sella;
no temas que aparezcan en mis labios
reproche, ni revancha, ni querella.

Acógeme en tus brazos. Tú me inundas
de la paz de que están tus ojos llenos;
déjame reposar en las rotundas,
mullidas almohadas de tus senos.

Hombre soy y me rindo a tus ardores
y enlazo a tu albedrío mi albedrío,
como enlaza un matiz a dos colores,
como abrazan sus márgenes a un río.

Tu amor es mi heredad y tú mi sino,
mi luz, mi sol, mi cielo, tú mi puerto,
hacia ti navegar, es mi destino;
cuida de mantenerlo siempre abierto.

Y al atracar exhausto a tu costado,
cuando vibren tus centros y tus flancos,
me hundiré enfebrecido, apasionado
en el abrazo de tus muslos blancos.

Y al acercar mis labios a la fuente
del placer, del amor y de la vida
mi lengua girará de ardor henchida
en éxtasis de anhelo combatiente

No ha de cejar buscando los adentros
en la dulce humedad de rosa pálida
de la tierna oquedad jugosa y cálida
que brota generosa de tus centros

despejarán tus manos el camino
y los muslos abriendo la barrera
temblorosos dirán que dentro espera
el oasis feraz de mi destino

Erguido, firme, con poder de cetro
con ímpetu, potencia y con ternura
a la ávida mansión de tu clausura
me asomo, te requiero y te penetro.

Como el suave vaivén de la marea
que asciende y retrocede por la playa
el vástago ni cede ni desmaya
hasta ver consumada la tarea

Ayes, gemidos, ansiedad, jadeos,
gritos mal reprimidos de placer
convierten los deleites del yacer
en el gran ocho mil de los deseos.

El fuego, la pasión, el entusiasmo,
de lucha sin cuartel en la pelea
al éxtasis se acerca, lo  bordea
y explota en la locura del orgasmo.

Madrigal


Espero que lo disfruten..(Enviado por Cyrano)

Dila que me mire siquiera un poquito, dila que se apiade de este baturrico..

A tientas



No me tientes,
no me tientes más destino,
no me afiles la espada,
del camino y del filo que a mi paso sale.

No me tientes con tu brillo,
para deslumbrarme con la pasión y el delirio.

No me tientes con prosas de viento,
y llevame a la tierra del verso,
de las nubes rojas,
de los cantares alegres,
del paso suave en primavera,
para levantar el cantar de la vida,
aunque a veces sea
a tientas y a oscuras.

(Escrito enviado por Anthony que ha recibido de una amiga suya)